La Asociación de Empresarios de Arona y la de Playa de Las Américas y Costa Adeje, celebran que el pleno del Ayuntamiento de Arona haya votado en contra, durante la última sesión plenaria, los Planes de Modernización y Mejoras, teniendo en cuenta el dudoso uso, en determinados ámbitos, de estos planes que elabora el Gobierno de Canarias para aquellos municipios en los que el PGO está en tramitación o sencillamente no se ha aprobado definitivamente.

Hay que recordar que hace unos meses ambas asociaciones, a través de las quejas formales realizadas por sus asociados, denunció que existían pequeños centros comerciales explotados por autónomos y pequeñas y medianas empresas que estaban siendo prácticamente desmanteladas con la única intensión de aplicar el nuevo ordenamiento que permite construir en ese mismo emplazamiento, nuevas construcciones hoteleras o comerciales con una mayor volumetría, según se refleja en el Plan de Modernización y Mejora de cada zona en concreto.

Otro caso similar es los que sucede en Adeje donde la actividad y situación de los PMM es casi similar a los de Arona.

Desde la A.E.C.P. Arona y AEPACA, comparten los argumentos que desde el Ayuntamiento de Arona han esgrimido para posicionarse en contra de esta fórmula “legal” urbanística:

- Los Planes de Modernización y Mejora para Los Cristianos y Las Américas imponen la creación de un Consorcio sin negociación previa.

- Los informes; técnico, jurídico y económico, que evalúan la propuesta de ordenación son negativos y resaltan que los nuevos textos “no mejoran en nada” los rechazados ya por la Corporación en 2016.

- Los planes propuestos “desvirtúan” el concepto de este tipo de ordenación, que “pasa de abordar los ámbitos de manera integral a ser un plan de proyectos que soluciona problemas particulares”.

- Los análisis recogen carencias técnicas que imposibilitan su implantación, la afección al equilibrio presupuestario y una “legalización” de situaciones de fuera de ordenación sin licencias habilitantes.

Otro ejemplo claro lo encontramos en la zona comercial y de ocio de Las Verónicas, una vez sean desmantelados todos los locales que allí se encuentran podrá ser demolido para construir un nuevo hotel, aumentando la volumetría con la ventaja de estar situado en el mismo frente de playa, lo que subiría sustancialmente el precio del m² de suelo.

Por todo lo expuesto y con los precedentes de que en otros municipios del archipiélago los PMM han llegado a los tribunales y han sido rechazados. No entendemos cómo se sigue apostando por esta fórmula rápida, que solo beneficia a unos pocos, en detrimento del interés general.

Sería un grave error seguir adelante con los PMM ya que se dilataría más las posibles soluciones para regular el territorio y la judicialización no sería la vía.

En los tiempos que corren tenemos la obligación de dar seguridad jurídica a los posibles inversores y tratar por medio de los PMM regular para presuntamente favorecer la especulación urbanística en beneficio propio de algunos en contra del interés general no es una solución factible.